SMART WORKING: Trabaja donde quieras

 

Hoy más que nunca, se está hablando del “Teletrabajo”, sin embargo, poco se ha hecho por comunicar las ventajas de trabajar desde casa, tanto para los empleados como para los empleadores. Muchos de los primeros, lo hacen por necesidad ante sus circunstancias personales, pero no consiguen la productividad adecuada al no haber sido instruidos; y los segundos, hasta ahora lo solían ver como una moda, pero no eran conscientes de los beneficios que ello podría generar, tanto en forma de salario emocional para sus plantillas como en ahorro de costes.

Nosotros, desde Imantia, ¡¡vamos un poco más allá… hoy en día hablar de teletrabajo se queda corto!! Te proponemos la puesta en práctica de SMART WORKING. Grandes compañías ya lo han implantado ¡Y es que les compensa hacerlo!

Es mucho más que simplemente trabajar desde casa. Es una filosofía de gestión personas que busca obtener los mayores rendimientos poniendo a disposición de los trabajadores todas las herramientas de las que dispone la empresa.

MOVILIDAD: El trabajador podrá decidir dónde quiere trabajar, desde su casa, desde el despacho, o desde el bar de debajo de su casa.

TRABAJO A DISTANCIA: gracias a las tecnologías que existen hoy en día se optimizan el tiempo y los recursos. Un portal del empleado, será clave.

TECNOLOGÍA: la conexión a Internet va a ofrecer una gran flexibilidad para tener acceso a diferentes documentos e información en cualquier momento y en cualquier lugar. Todo lo que no pueda estar en la nube, ya no vale; la digitalización aquí es esencial.

FIRMA DIGITAL: la implementación de las firmas electrónicas diluye la necesidad de presencia de los trabajadores.

LIBERTAD Y FLEXIBILIDAD DE HORARIOS: el empleado dispone de la organización laboral que mejor le interese, permitiendo una mejor conciliación de la vida laboral, familiar y personal, lo cual es muy valorado por los trabajadores.

Desde el punto de vista técnico, está soportado por los adelantos tecnológicos, que facilitan la actividad laboral no solo desde el salón de casa, sino desde cualquier sitio en el que, por poner un ejemplo, llegue la inspiración (los transportes públicos, cafeterías, etc.).

Desde la perspectiva de las relaciones laborales, para que funcione, sin ninguna duda, debe existir una verdadera y real voluntad por parte de la empresa, además de plena confianza en su equipo humano. Y, por supuesto, el serio compromiso de este último.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *